Gran Maestra de la Ciencia Ficción (Final)

(este artículo comienza aquí)

Tras terminar la, entonces, trilogía de Terramar, y antes de escribir el cuarto libro, Le Guin regresó a los mundos Hainish; y lo hizo para volver a ganar de nuevo tanto el Hugo como el Nébula gracias a “El nombre del mundo es Bosque” (1972), premio Hugo del año 1973.

Y la que es considerada su otra obra maestra “Los desposeídos: una utopía ambigua” (1974), obra que le valió en el año siguiente a su publicación volver a ser considerada tanto por la Sociedad Mundial de Ciencia-Ficción como por la SFWA como la mejor escritora de ciencia ficción del año.

Le Guin también publicaba constantemente en las revistas de ciencia ficción de la época. De aquellos cuentos salieron recopilaciones como “La rosa de los vientos” (1982), “Un pescador del mar interior” (1994) y “Cuatro caminos hacia el perdón” (1995). Más recientemente ha regresado a este que parece su universo favorito con una nueva recopilación de cuentos titulada “El cumpleaños del mundo y otros relatos” (2002).

Una obra tan vasta como universal

En aquellos años también escribió otras novelas de ciencia ficción que no ocurren en el universo hainish. Tal es el caso de “La Rueda Celeste” (1971), “El Ojo de la Garza” (1983) y “El Eterno Regreso a Casa” (1985). Con el tiempo, algunas de las historias no relacionadas con la fantasía (aunque situadas en países ficticios o imaginarios) también tomaron la forma de antologías y aparecieron en publicaciones como los “Países imaginarios (Orsinian Tales)”, “Malafrena” y “Las llaves del aire”.  También tiene una prolífica trayectoria en la literatura infantil.

Una lista de sus libros para niños incluye títulos como: The Catwings Collection (Catwings, Catwings Return, Wonderful Alexander and the Catwings y Jane on her Own ), además de títulos como Fish Soup (Sopa de Pescado), A Ride on the Red Mare’s Back, A Visit from Dr. Katz y Tom Mouse. Por otro lado, y destinado a un público de “jóvenes adultos” tal y como lo define la propia autora, nos encontramos títulos exquisitos como “Very Far Away from Anywhere Else”.

Reconocimientos más que merecidos (y algo tardíos)

Hoy día está considerada como una de las mejores autoras del género; en el año 2003 fue galardonada como “Gran Maestra” de la Sociedad Americana de Ciencia Ficción y Fantasía (la primera mujer en obtener esta distinción).

Tres de los libros de UKL han sido finalistas en el American Book Award y el premio Pulitzer, y entre los muchos premios que sus libros han recibido están el National Book Award, varios premios Hugo y Nébula, el Grand Master de la SWFA, el Kafka Award, el Pushcart Prize, el Howard Vursell Award de la Academia Americana de las Artes y las Letras, y el premio Robert Kirsch Award del L.A. Times.

Gran parte de la obra de ciencia ficción de Le Guin se distingue por su interés en las ciencias sociales, entre ellas la sociología y la antropología, en lo que se evidencian tanto las influencias de su familia como las inquietudes creativas y analíticas de la autora, muy conciente de los retos de su época. La capacidad de Le Guin para crear mundos creíbles poblados por personajes profundamente humanos es su mayor genialidad.

Incluso se plantea, como referimos en tres ejemplos, que su serie de fantasía ubicada en el imaginario mundo de Terramar también tiene una lectura social, mucho más cercana a las reflexiones sobre nuestra humanidad que las de otros autores muy reputados como J.R.R. Tolkien. Por otra parte, los expertos suelen incluir a su lista de cualidades e intereses temas como el taoísmo, el anarquismo, el feminismo, la psicología y la sociología. Cuestiones que ha tratado con un estilo único.

Entre sus trabajos más recientes encontramos: “Planos Paralelos”, una colección de cuentos publicada en el año 2003; la traducción de Kalpa Imperial, escrito por Angelica Gorodischer; The Wave in the Mind: Talks and Essays on the Reader, the Writer, and the Imagination; y Gifts (Dones), novela de fantasía con la que ganó un premio PEN Center USA.

Impacto de letras

El impacto de esta autora en el público no tuvo que ver directamente con su carisma, difusión de su obra o ajuste a las tendencias de moda en la comercialización de literatura. De hecho, en uno de sus últimos discursos critica con mucha fuerza el poder del mercado editorial en la narrativa, el modo en que esclaviza y explota a los autores, y su tendencia a invisibilizar todo aquello que resulte conflictivo o disidente en la narrativa y se convierta en fuerza movilizadora.

La calidad narrativa, el poder de sus personajes, la construcción de mundos y el carácter transgresor de su obra se apropiaron de la ciencia ficción del momento y la colocaron como líder indiscutible de cierta línea del género menos centrada en cuestiones técnicas o bélicas, mal llamada ciencia ficción blanda o de línea antropológica. A partir de entonces surgieron otros autores que explotaron esta vertiente con tal profusión y calidad que podría decirse sobre Úrsula, que abrió las puertas a una revolución del género, y su influencia en la literatura alcanza hasta nuestros días.

Convertirse en un paradigma de la narrativa no es un premio pequeño para un autor. Sin embargo esto no la hizo inaccesible ni arrogante. Hasta el fin de su vida se mantuvo en contacto con colegas y lectores, si bien cuidando su privacidad y, como decía, “mi salud de mujer inquieta y vital, pero casi centenaria”.

Yo y Úrsula

En el año 2006, Gonzalo Morán y yo, entonces redactores, editores, gestores, diseñadores y un todo en uno del boletín Estronia, lanzamos un mensaje a la nada sin saber si llegaría a su destino. Pretendíamos entrevistar a Úrsula sobre su saga Terramar y otras cuestiones que nos interesaban, así que le escribimos a su página y quedamos sorprendidos cuando nos respondió personalmente.

“No demasiadas preguntas, por favor” nos pidió, y enseguida “Estaré encantada, ya veo que he llegado también a Cuba”. Todavía nos dura la sorpresa, aún cuando han pasado casi veinte años. Solo nos queda la insatisfacción de no haber podido conocerla en persona.

En una próxima publicación, compartiré la entrevista y algunos elementos sobre Terramar y otras obras.

Úrsula K.LeGuin en compañía de la escritora y activista Yasmín Portales Machado. Universidad de Oregón. 2 de diciembre, 2016

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s