Sueño compartido

Ni siquiera se recuerda la mitad de lo que se ha soñado, ni la cuarta parte. Esa fase del cerebro poniendo en su lugar todo lo que se ha vivido o pensado en vigilia siempre será un misterio: un ordenador que nunca se detiene, que solo borra información cuando padece alguna enfermedad o lesión, o cuando la mente, especialmente entrenada, olvida.

La mente perdida

En el año 90 el padre de un amigo, quien vivía fuera de Cuba, metió el cañón de una pistola en su boca y disparó. Mi amigo no había sabido de él en mucho tiempo. Su padre simplemente se separó de la madre cuando él tendría unos dos años y luego se fue de Cuba. …

Leche

Al fin me decidí y abrimos la bolsa de leche de la tienda. Llevaba tres meses sirviendo de talismán tranquilizador contra el desastre. Ahí guardada nos daba seguridad por si no aparecían las dos libras de leche en polvo que una vecina nos vende puntualmente cada quince días. Esta vez esgrimí el argumento de que …

Hablar desde el privilegio

En los años setenta la Vocacional Lenin recibió una visita de un funcionario del Partido de Vietnam. Le mostraron las instalaciones, las actividades. Le hablaron de los excelentes resultados, de la diversidad de estudiantes, del derecho a la educación. ¿Y como les va a los hijos de los obreros? preguntó ¿Cuántos hay? ¿Hay balance entre …

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora